Shadow, el sistema que te permite llevar todos tus juegos contigo

Shadow es un servicio de “alquiler” de ordenadores Master Race que permite transmitir a distancia los juegos en tu dispositivo Android, PC o Mac.

Son muchas las plataformas que ofrecen servicios de cloud gaming y no hay una única forma de hacerlo. Conocemos algunas como Xcloud, PS Now o Amazon Luna que poseen su propia biblioteca y una vez accedes al servicio accedes también, de forma inmediata, a un gran catálogo de juegos para disfrutar.

Shadow no sigue el camino habitual de estas plataformas. Shadow ofrece la posibilidad de jugar a los juegos que ya tienes en propiedad de forma remota en PC, Mac o Android. Al igual que ya hace Nvidia GeForce Now.

shadow-cloud-gaming

¿Qué es Shadow?

Shadow es un ordenador capaz de ejecutar tus juegos y transmitirlos en el dispositivo Android, Mac o PC que elijas de forma remota. Aunque en España aún no está disponible, el avance a Europa ya se ha dado, estando Shadow presente en Reino Unido, Holanda, Bélgica, Francia, Luxemburgo, Suiza y Alemania. Además de Estados Unidos, lugar desde el que nace la plataforma.

Shadow, como era de esperar, cuenta con diferentes suscripciones para diferentes tipos de usuarios. Como ya hemos explicado, Shadow es un ordenador remoto, por tanto, las suscripciones están ligadas a los componentes del ordenador que queramos utilizar en cada momento, ya que podremos cancelar o cambiar de tipo de servicio en cualquier momento.

¿Cómo funciona Shadow?

Como cualquier servicio de cloud gaming, Shadow pone a tu disposición todo tu catálogo de videojuegos mediante el streaming. Al no contar con una biblioteca de juegos propia, necesitaremos disponer de la aplicación al servicio donde tengamos el juego al que queramos jugar, ya sea Steam, Epic o UPlay.

Para disponer del servicio lo primero que tenemos que hacer es residir en una de las zonas donde esté disponible, lamentablemente España y América del Sur tendrán que esperar. El siguiente requerimiento es disponer de un dispositivo apto para hacer funcionar la aplicación. Shadow recomienda en PC disponer de Windows 10, un procesador Intel Skylake (2015), Core i7 / i5 / i3, Pentium, Celeron, Xeon 2.60 GHz AMD AM2+ (2012), Athlon II, FX, Phenom II, Opteron, 4 GB de RAM y DirectX 11 o superior. En iMac se recomienda disponer de modelos de 2015 en adelante, MacBook Air y MacBook pro 2016 en adelante y para iMac Pro desde 2017 en adelante. Un sistema operativo OS X 10.10 Yosemite, procesador x86-64 (Intel Core 2 Duo processor, Intel Core i3 / i5 / i7, o Xeon)2 GB de RAM, 8 GB de espacio en el disco duro. Para Ubuntu los requerimientos son los mismos que para PC con la salvedad del sistema operativo que en este caso deberá ser un Bionic Beaver (18.04) o Eoan Ermine (19.10). En Android, la version deberá ser 5.0 o superior y disponer de una conexión wifi a una frecuencia de 5 Ghz. Por último para iOS y tvOS necesitaremos un sistema operativo iOS / iPadOS / tvOS 13.0 o superior para utilizar la aplicación y los mandos de PS4, Xbox One o ratón y teclado.

¿Qué ofrece Shadow?

Cuando pagamos por Shadow estamos pagando por un sistema capaz de ejecutar juegos a 4K y 60 fps. El equipo al que accedemos con la suscripción básica, llamada Shadow Boost está compuesto por una  tarjeta gráfica GTX 1080 o equivalente, un procesador a 3.4 Ghz de 4 núcleos y 8 hilos, 12 GB de memoria RAM, 256 GB de almacenamiento SSD y un sistema operativo Windows 10/64 bits. Este sistema se puede actualizar accediendo a la suscripción Shadow Ultra en la que contamos con una tarjeta gráfica GeForce RTX 2080 de 16 GB y preparada para el Ray Tracing, un procesador a 4.4 Ghz de 4 núcleos y 8 hilos, 32 GB de RAM y 1 TB de almacenamiento SSD. Por último disponemos de la suscripción Shadow Infinite, en la que podremos disfrutar de un equipo inmejorable compuesto por una tarjeta gráfica Titan RTX de 24 GB de VRAM preparada para Ray Tracing, un procesador a 4.4 Ghz de 6 núcleos y 12 hilos, 32 GB de memoria RAM y 1 TB de almacenamiento SSD.

Teniendo en cuenta el valor de los componentes, el coste de un PC con las características de la suscripción Boost rondaría los 800 euros. En el caso de la suscripción Ultra, construir un equipo de esas características costaría unos 1500 euros. Por último, si quisiéramos armar un PC con los componentes que ofrece la suscripción Shadow Infinite deberíamos invertir 3500 euros, solo una gráfica Titan RTX de 24 GB ronda según el momento de mercado, los 2700 euros.

shadow-cloud-gaming

¿Cuánto cuesta Shadow?

Para valorar el coste del servicio, debemos tener en cuenta lo que ofrece, observando los equipos antes citados. Para la suscripción Boost, que nos permite jugar en Full HD el coste actual es de 12’99€ al mes. La suscripción Ultra, que ya nos permite jugar a 4K asciende hasta los 24’99€ mensuales. Y por último la suscripción Infinite se va hasta los 39’99€ al mes. Llevándolo al análisis calidad/precio, la más rentable es, por increíble que parezca, la suscripción Infinite, ya que a ese precio, necesitamos ahorrar durante siete años y tres meses para comprar un equipo de esas características.

shadow-cloud-gaming

El servicio de Shadow busca acercar los componentes tope de gama a todos los usuarios mediante cuotas mensuales asumibles por una gran parte de la comunidad gamer. Lo que es seguro es que Shadow no viene a competir con Xcloud o PS Now, Shadow quiere hacerse un hueco en la comunidad, independientemente del sistema de videojuegos que utilices porque ellos ponen el hardware, y tú, las ganas de pasarlo bien jugando a la máxima calidad que la tecnología permite.

Ir arriba